Saltar al contenido

Valeriana – Valeriana officinalis [Propiedades y Beneficios]

La Valeriana officinalis es una planta medicinal muy popular debido a sus propiedades sedantes y ansiolíticas. Su raíz es utilizada para tratar trastornos del sueño, ansiedad y estados neurotónicos. Aunque se conoce su efectividad terapéutica, todavía no se sabe exactamente cuáles son los compuestos responsables de su acción farmacológica.

Es importante tener precaución al utilizarla, pues puede causar efectos secundarios y tener interacciones con otros medicamentos. Además, se recomienda obtener asesoramiento médico antes de utilizarla, especialmente en el caso de niños, embarazadas y lactantes. En este artículo se detallará la historia y botánica de la valeriana, su composición química, el mecanismo de acción y dosificación recomendada. También se presentarán otras plantas medicinales con propiedades sedantes y ansiolíticas.

Propiedades de la Valeriana officinalis

Historia y botánica de la Valeriana officinalis

La Valeriana officinalis es una planta herbácea que pertenece a la familia de las Caprifoliaceae y crece de forma silvestre en Europa, Asia y América del Norte. Desde la Antigüedad se ha utilizado la raíz de la valeriana para tratar diversos trastornos de salud, como problemas gastrointestinales, epilepsia y ansiedad, entre otros. Actualmente, su uso terapéutico se centra principalmente en el tratamiento de trastornos del sueño y ansiedad.

Composición química de la raíz de Valeriana officinalis

La raíz de la Valeriana contiene una combinación única de compuestos, entre los que destacan los ácidos valerénicos, los iridoides y los sesquiterpenos. Estos compuestos son los responsables de sus propiedades sedantes y ansiolíticas, aunque todavía no se conoce con precisión cómo interactúan entre sí para producir su efecto terapéutico.

Mecanismos de acción de la valeriana

La valeriana actúa sobre el sistema nervioso central, donde se cree que ejerce una acción moduladora sobre los neurotransmisores GABA, serotonina y dopamina, lo que produce un efecto sedante y ansiolítico. Además, los compuestos de la valeriana también tienen una acción relajante sobre los músculos lisos del tracto gastrointestinal, lo que ayuda a aliviar espasmos y cólicos.

Propiedades sedantes y ansiolíticas de la Valeriana officinalis

La valeriana es conocida por sus propiedades sedantes y ansiolíticas, que la convierten en una opción útil para el tratamiento de trastornos del sueño, como el insomnio, y para reducir la ansiedad y el estrés. Además, también se ha demostrado que la valeriana puede tener un efecto beneficioso en la hipertensión arterial y en algunos trastornos neurológicos.

Usos terapéuticos de la Valeriana officinalis

Además de su acción sedante y ansiolítica, la valeriana se ha utilizado tradicionalmente para tratar una amplia variedad de trastornos de salud, como dolores de cabeza, trastornos menstruales y trastornos gastrointestinales. También se ha investigado su efecto en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático, aunque se necesitan más estudios para validar su uso en este ámbito.

Conclusiones

La Valeriana officinalis es una planta medicinal con un gran potencial terapéutico, especialmente en el tratamiento de trastornos del sueño y ansiedad. Aunque se han estudiado muchas de sus propiedades, todavía existen lagunas en nuestro conocimiento sobre su composición química y mecanismos de acción. Es importante que cualquier persona que desee utilizar valeriana como parte de su tratamiento consulte primero con un profesional de la salud, especialmente si toma otros medicamentos o si se encuentra en alguna situación de riesgo, como el embarazo o la lactancia.

Precauciones y contraindicaciones de la valeriana

La valeriana es una planta medicinal ampliamente utilizada debido a sus propiedades sedantes y ansiolíticas. Sin embargo, su uso también puede conllevar riesgos y efectos adversos, por lo que es importante conocer y respetar las precauciones y contraindicaciones de la valeriana.

Efectos secundarios de la Valeriana officinalis

El uso de la valeriana puede ocasionar algunos efectos secundarios, como mareos, cefaleas, somnolencia, náuseas, dolor abdominal, palpitaciones y sequedad de boca. Estos efectos son generalmente leves y transitorios, pero en algunos casos pueden persistir o ser más intensos.

Interacciones de la valeriana con otros medicamentos

La valeriana puede interaccionar con diversos medicamentos, incluyendo benzodiazepinas, barbitúricos, antidepresivos, analgésicos y antihistamínicos. Estas interacciones pueden potenciar o disminuir los efectos de estos medicamentos, aumentando el riesgo de efectos secundarios o alterando su eficacia terapéutica. Por ello, es importante consultar siempre con un médico antes de combinar la valeriana con otros medicamentos.

Precauciones en el uso de la valeriana en niños, embarazadas y lactantes

La valeriana no ha sido suficientemente estudiada en estos grupos poblacionales, por lo que su uso en niños, embarazadas y lactantes debe ser objeto de precauciones especiales. En general, se recomienda evitar el uso de valeriana durante el embarazo y la lactancia, y reducir la dosis al mínimo posible en niños.

Síndrome de abstinencia por la suspensión brusca de valeriana

La suspensión brusca del uso prolongado de la valeriana puede conllevar la aparición de un síndrome de abstinencia, caracterizado por ansiedad, agitación, irritabilidad, insomnio y sudores. Por ello, se recomienda reducir gradualmente la dosis de valeriana antes de suspender su uso.

Valeriana: dosis recomendadas y extractos

Dosis y vías de administración de la Valeriana officinalis

Para la preparación de infusiones con raíz de valeriana se recomienda una dosis de 2-3 g de raíz seca por taza de agua, y tomar una taza media hora antes de ir a dormir. Como suplemento dietético se recomienda una dosis de 300-600 mg de extracto de raíz de valeriana estandarizada con 0,8% de ácido valeriánico dos veces al día. También existen presentaciones de extracto líquido y en cápsulas con dosis recomendadas por los fabricantes.

Extractos de raíz y aceite esencial de Valeriana officinalis

Los extractos de raíz de valeriana comercializados contienen diferentes concentraciones de ácido valeriánico y otros compuestos, lo que dificulta la comparación de su eficacia entre diferentes estudios. Se recomienda buscar productos estandarizados al ácido valeriánico en el etiquetado y adquirirlos en establecimientos especializados o farmacias reconocidas. También se pueden encontrar aceites esenciales de valeriana, pero su uso tópico no está recomendado debido al riesgo de dermatitis alérgica.

Calidad y estandarización de los extractos de valeriana

La calidad de los extractos de valeriana depende de la materia prima utilizada, la metodología de extracción y los procesos de estandarización. Para garantizar la calidad de los extractos de valeriana es importante buscar productos certificados y estandarizados por organismos reguladores competentes en cada país. En general, se recomienda la adquisición de productos estandarizados al ácido valeriánico con un contenido mínimo del 0,8%.

Estudios clínicos sobre la eficacia de la valeriana en el tratamiento de trastornos del sueño y ansiedad

La mayoría de estudios sobre la eficacia de la valeriana en el tratamiento de trastornos del sueño y ansiedad se han realizado con extractos de raíz de valeriana estandarizados y concentraciones variables de ácido valeriánico. La mayoría de estudios muestran una eficacia moderada de la valeriana sobre todo en el tratamiento de insomnio y ansiedad leve a moderada. Sin embargo, no hay suficiente evidencia sobre su eficacia en el tratamiento de ansiedad aguda, trastornos de pánico o depresión.

Precauciones en el uso de la valeriana en niños, embarazadas y lactantes

El uso de valeriana en niños, embarazadas y lactantes está contraindicado debido a la falta de evidencia suficiente sobre su seguridad y eficacia en estas poblaciones. Se recomienda asesoramiento médico antes de su uso en personas con enfermedades hepáticas o renales, o en combinación con otros medicamentos sedantes o ansiolíticos. El uso prolongado de extractos de valeriana puede provocar síntomas de abstinencia después de su suspensión, por lo que se recomienda reducir la dosis de manera progresiva antes de interrumpir su uso.

Otras plantas medicinales con propiedades sedantes y ansiolíticas

Pasiflora (Passiflora incarnata)

La pasiflora es una hierba cuyo uso medicinal se remonta a los antiguos pueblos indígenas de América. Sus partes aéreas contienen alcaloides, flavonoides y ácido gamma-aminobutírico, un neurotransmisor que inhibe la actividad neuronal y tiene propiedades sedantes y ansiolíticas. La pasiflora se utiliza tradicionalmente para tratar la ansiedad, el insomnio y los síntomas asociados con el síndrome de abstinencia de benzodiacepinas, y algunos estudios sugieren que puede ser tan efectiva como algunos medicamentos ansiolíticos en el tratamiento de la ansiedad. No obstante, se recomienda precaución en su uso en embarazadas y lactantes, y podría potenciar el efecto de otros sedantes y ansiolíticos.

Kava-kava (Piper methysticum)

El kava-kava es una raíz utilizada tradicionalmente en la medicina polinesia como bebida ceremonial. Contiene kavalactonas, compuestos que tienen propiedades ansiolíticas y sedantes, y que actúan sobre los receptores GABA en el cerebro. La kava-kava se utiliza para tratar la ansiedad, el insomnio y otros trastornos relacionados con el estrés. Sin embargo, su uso prolongado o en altas dosis ha sido asociado con efectos adversos en el hígado, por lo que actualmente se encuentra prohibido o restringido en algunos países.

Manzanilla (Matricaria chamomilla)

La manzanilla es una planta con propiedades sedantes y antiinflamatorias, utilizada comúnmente para tratar trastornos digestivos, espasmos musculares, dolor menstrual y ansiedad. Contiene flavonoides, cumarinas y ácido cafeico, que interactúan con los receptores benzodiazepínicos en el cerebro y tienen efectos sedantes. La manzanilla se puede consumir en infusiones o aplicarse tópicamente en forma de aceite esencial.

Melisa (Melissa officinalis)

La melisa es una hierba con propiedades sedantes y antiespasmódicas, utilizada para tratar el insomnio, la ansiedad y la depresión leve. Contiene ácido rosmarínico, polifenoles y aceites esenciales, que actúan sobre los receptores GABA y adenosina en el cerebro para reducir la actividad neuronal y calmar el sistema nervioso. La melisa se puede consumir en infusiones o utilizar en aceite esencial para hacer masajes relajantes.

Aprende más sobre las plantas medicinales