Saltar al contenido

Melisa o Toronjil – Melissa officinalis [Propiedades y Beneficios]

La Melissa officinalis es una planta medicinal con propiedades beneficiosas para la salud. Originaria del Mediterráneo, se utiliza desde hace siglos por sus efectos relajantes y terapéuticos en diversas afecciones. La melisa puede reducir el estrés, mejorar la función cognitiva y tratar el insomnio y otros problemas digestivos y menstruales. También se utiliza externamente para curar heridas y aliviar picaduras de insectos. La melisa se puede consumir en infusiones, cápsulas o como aceite de masaje y es importante tener en cuenta sus contraindicaciones, como su incompatibilidad con fármacos sedantes y su no recomendación durante el embarazo y la lactancia. Además, la melisa se puede cultivar fácilmente para uso casero y hay recetas de remedios naturales.

¿Qué es la Melissa officinalis?

La Melissa officinalis, comúnmente conocida como melisa, es una planta medicinal originaria de la región mediterránea y se ha utilizado durante siglos por sus numerosas propiedades terapéuticas.

Historia y origen de la planta

La melisa ha sido utilizada desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Se sabe que los antiguos griegos y romanos utilizaban la melisa para tratar diversas afecciones y dolencias.

Morfología y características de la Melissa officinalis

La melisa es una planta perenne que puede alcanzar una altura de hasta 70 cm. Tiene hojas ovaladas y dentadas con un agradable aroma a limón cuando se frotan. Las flores de la melisa son de color blanco o amarillo pálido y aparecen en verano.

Composición química de la melisa

La melisa contiene una amplia variedad de compuestos como ácido rosmarínico, ácido cafeico y flavonoides, que son los responsables de sus propiedades terapéuticas. También contiene aceites esenciales, como el citronelal, el citral y el linalol, que le dan su característico aroma a limón.

Propiedades medicinales de la Melissa officinalis

Propiedades relajantes y efectos sobre el sistema nervioso

La melisa es conocida por sus efectos relajantes y calmantes sobre el sistema nervioso. Su consumo a través de infusiones o cápsulas puede disminuir la ansiedad, el estrés y la irritabilidad. Además, ayuda a reducir la fatiga y el insomnio, mejorando la calidad del sueño. Esto se debe a que contiene ácido rosmarínico y ácido clorogénico, componentes activos que tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Propiedades analgésicas y efectos sobre el dolor

La melisa es efectiva en la reducción del dolor. Los estudios han demostrado que puede aliviar el dolor de cabeza y los dolores menstruales, por lo que a menudo se utiliza como terapia complementaria en el tratamiento de esta última dolencia. Los efectos analgésicos se atribuyen a sus propiedades antiinflamatorias y a la capacidad de la melisa para reducir los espasmos musculares.

Propiedades antiespasmódicas y efectos en el sistema digestivo

La planta es rica en aceites esenciales, como el citral y el citronelal, que tienen propiedades antiespasmódicas y digestivas. Consumir melisa después de las comidas puede ayudar a reducir la inflamación y el gas, mejorar la digestión y aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Por eso, es importante mencionar que la melisa puede ayudar a aliviar el dolor de estómago, las náuseas y el dolor asociado con la indigestión.

Propiedades antiestrés y efectos sobre el sueño

La melisa puede ayudar a disminuir el estrés y el nerviosismo, lo que también puede tener efectos positivos sobre el sueño. Algunos estudios sugieren que la melisa puede mejorar la calidad subjetiva del sueño en personas que padecen trastornos del sueño. Además, el consumo de melisa puede ayudar a reducir los síntomas de la ansiedad y la depresión, aunque siempre hay que tener en cuenta que la planta no debe utilizarse como único tratamiento para casos de depresión.

Propiedades para la piel y la cosmética

La melisa también se utiliza en cosmética y tratamientos de la piel debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Puede ayudar a reducir la inflamación y la irritación de la piel, eliminando manchas y cicatrices. Los productos para el cuidado de la piel que contienen melisa son beneficiosos para personas que padecen de acné, eczema y psoriasis. Además, también se utiliza para la elaboración de perfumes y productos de belleza debido a su olor dulce y agradable.

Formas de consumo de la Melissa officinalis

Infusiones y decocciones de melisa

Una de las formas más populares de consumir la melisa es a través de una infusión o té de melisa. Para prepararla, basta con añadir una cucharada de hojas secas de la planta en una taza de agua caliente, tapar y dejar reposar durante unos minutos. A continuación, se cuela y se endulza al gusto. Para hacer una decocción más fuerte, se hierven las hojas durante 10-15 minutos y se deja reposar durante otros 5 minutos antes de colarla.

Cápsulas y extractos de melisa

Otra manera de consumir la melisa es en forma de cápsulas o extractos. Las cápsulas se pueden encontrar en tiendas de productos naturales y en línea, y se toman siguiendo las instrucciones del paquete. Los extractos de melisa se hacen mediante la concentración de los componentes activos de la planta, pueden encontrarse en forma líquida o en cápsulas y se toman también siguiendo las instrucciones del paquete.

Aceite esencial de melisa

El aceite esencial de melisa se utiliza en cosmética y en aromaterapia. Es importante diferenciar el aceite esencial de la melisa del aceite mezclado con otras sustancias. Para su uso terapéutico, es necesario adquirir aceite esencial de melisa puro y de calidad, con propiedades relajantes y antiestrés. El aceite esencial de melisa se puede añadir a un difusor de aromas, en un baño relajante o en una masaje con aceite base.

Agua del Carmen, una fórmula tradicional

El «Agua del Carmen» es una fórmula tradicional de origen español que contiene extracto de melisa entre sus ingredientes. Se utiliza como tónico estomacal y antiespasmódico. Es un líquido transparente que se puede beber solo o diluido en agua, y se encuentra disponible en farmacias y tiendas especializadas.

Usos de la Melissa officinalis

Beneficios para la salud mental y emocional

La melisa se ha utilizado por sus propiedades relajantes y antidepresivas desde hace siglos. Se sabe que puede mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad. Además, algunos estudios sugieren que el consumo regular de melisa podría mejorar la capacidad de atención y memoria en personas con trastornos cognitivos leves.

Usos para tratar problemas menstruales y dolores

La melisa es una planta conocida por sus propiedades antiespasmódicas y analgésicas que pueden ser útiles en el tratamiento de dolores menstruales y de cabeza. La melisa también es considerada un tónico emmenagogo que puede ayudar a regular el ciclo menstrual y aliviar los síntomas asociados.

Tratamiento del herpes labial y picaduras de insectos

Además de sus efectos sobre el sistema nervioso y digestivo, la melisa también ha demostrado ser efectiva en el tratamiento del herpes labial. La aplicación tópica de un gel de melisa puede reducir la duración y la gravedad de los brotes de herpes labial. Además, la melisa también puede ayudar a aliviar la picazón y la inflamación de las picaduras de insectos cuando se aplica externamente.

  • La melisa puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo.
  • Sus propiedades antiespasmódicas y analgésicas pueden ser útiles en el tratamiento de dolores menstruales y de cabeza.
  • La aplicación tópica de un gel de melisa puede reducir la duración y la gravedad de los brotes de herpes labial.
  • Además, la melisa también puede ayudar a aliviar la picazón y la inflamación de las picaduras de insectos cuando se aplica externamente.

Precauciones y contraindicaciones

La melisa es una planta medicinal que cuenta con una serie de contraindicaciones y precauciones importantes que es preciso conocer antes de su consumo.

Contraindicaciones de la melisa en el embarazo y lactancia

La melisa no está recomendada durante el embarazo y la lactancia debido a sus propiedades moduladoras hormonales y sedantes, que podrían afectar al feto y al recién nacido.

Precauciones al consumir la melisa con otros medicamentos

La melisa puede interactuar con otros medicamentos, en especial con fármacos sedantes, hipnóticos, antidepresivos, y analgésicos. Se recomienda no tomar melisa junto a estos medicamentos.

Posibles efectos secundarios de la melisa

Personas con hipotiroidismo deben evitar el consumo de la melisa, ya que podría afectar a su función tiroidea. Algunas personas pueden presentar efectos secundarios como mareo, dolor de cabeza, euforia, sudoración excesiva, vomitos y diarrea, aunque estos efectos son poco frecuentes.

En general, antes de consumir la melisa, se recomienda consultar con un profesional médico, sobre todo si se está tomando algún otro tipo de medicamento o si se padece alguna enfermedad.

Aprende más sobre las plantas medicinales